Blog de oscar seidel

Periodico EL DIARIO DE PEREIRA LAS ARTES Minicuentos de Óscar Seidel

Escrito por oscarseidel 28-11-2017 en CUENTOS Y RELATOS. Comentarios (0)

LAS ARTES

Artículo leido 284 veces.

Minicuentos de Óscar Seidel

Publicado 19/11/2017

CON JUSTA CAUSA
Cuando la mujer confesó su crimen al Juez, explicó estar agobiada por su fracaso matrimonial y su fallida relación romántica. Pero nadie que la conocía en el pueblo podía imaginar que esa joven, que parecía adorar a su esposo, sea la misma que lo mató. La confesa no dio una detallada descripción del crimen, sin embargo logró conmover y contar con el apoyo de todos sus vecinos. En el juicio indagó el Juez a la culpable: ¿Qué fue lo primero que su marido dijo aquella madrugada? Dónde estoy, Consuelo? Y por eso usted lo mató? Si su Excelencia, mi nombre es Socorro, y lo asesinaría otra vez si se volviese a equivocar.
 

¿DÓNDE ESTÁ LA ORDEN?

Al buque lo atrapa una fuerte mareta. El agua empieza a entrar por el casco averiado de la nave. El Capitán da la orden de desalojar. Todos cogen sus chalecos salvavidas y se embarcan en los botes auxiliares. Pregunta el Capitán al Suboficial si toda la tripulación abandonó la embarcación. El Suboficial corre presuroso a chequear si no hay nadie más en cubierta. Para su asombro, encuentra a un abogado, Regresa donde el Capitán, y le informa que el jurista no saltará al mar hasta que la orden no venga por escrito.
 

EL ABOGADO SIN LETRA
En el litigio el abogado ofuscado porque siente que la contraparte le va ganando el pleito, saca de su repertorio un adjetivo rimbombante, y le dice: “Usted su señoría es un profesional conspicuo”. El otro abogado, menos letrado pero más hábil en defender a su cliente, no entiende la frase anterior, y le responde que mientras averigua en el diccionario dicha terminología, lo declara “Interinamente farolero”. Debido a la tardanza en encontrar el significado de las raras palabras, el Juez declara suspendido el juicio por exceso de adjetivos. 
 

ESTÁ PESADO EL  AMBIENTE 
 
Se diría por mucho tiempo que fue el olor más desagradable que se olfateó en el puerto. Aquella tarde se enrareció la atmosfera con una emanación no identificable. Todos creyeron que se había podrido la producción de atún de la vieja enlatadora. Los viejos aplicaron su memoria olfativa y revivieron a aquella loca que se apoderó de una banca del parque central, y jamás se bañó. La Sanidad diagnosticó que había regresado la peste del mal olor en las axilas, que años atrás había acabado con la despensa de Yodora en todas las boticas. A los dos días, de la Capital arribó una brigada de salud, y “bañó con cal “todas las casas y sitios de interés común. Todo fue inútil porque el ambiente siguió pesado.


Fue cuando la Personería indagó al matarife que hacia las autopsias en el cementerio; éste avisó que Merejo había muerto hacía unos seis días, y que él lo había enterrado en una fosa común porque no apareció doliente alguno. Se había cumplido la maldición de la “llaga de Merejo”, que seguiría viscosa y purulenta toda la vida hasta que en el puerto dejaran la exageración de ofender a los que comían mucho, con la frase de cajón referenciada a su enfermedad. 


LLEGÓ PRIMERO

En mi viaje a la Habana, la tormenta tropical atrapó la aeronave. Moría de ganas por conocer la isla. Ahora, sentado en el bar La Bodeguita del Medio, escucho comentarios de un par de turistas extranjeros sobre el accidente aéreo sucedido esta mañana en el mar Caribe, del cual, no se salvó ningún pasajero. Asustado, salgo del lugar. Me asombro al pensar que mi alma voló más rápido que mi cuerpo. 
 
 
LA VOZ

El barítono era la atracción en el Teatro de la Opera. Todos alababan el timbre de su voz y el personaje de macho que representaba. Pero terminada la función la tristeza lo embargaba; quería regresar a su lejana tierra, el nuevo rol de su vida no le satisfacía. El eunuco había sido vendido en el harem a los empresarios artísticos, porque al caparlo, se enamoró con toda su alma del Sultán, y de él solo servía la voz.
 
 
EL PELDAÑO

Don Mario se cae de la escalera de la empresa, el mundo se le viene encima. Todos los compañeros de trabajo se burlan del viejo. Él, con su honor en el suelo, se levanta, mira alrededor los objetos personales que se le han desparramado, los recoge, y sigue hasta su oficina ubicada en el segundo piso, Entonces, recuerda los treinta años que lleva subiendo peldaño tras peldaño para ser el segundo en el escalafón jerárquico. Luego, más tranquilo, piensa en sus jóvenes compañeros, y lo duro que les será llegar al cargo que él tiene, dado que a partir de mañana subirá por el ascensor del gerente, y ordenará quitar la escalera.


Libro de antología de Minicuentos "100 Palabras"

Escrito por oscarseidel 28-11-2017 en CUENTOS Y RELATOS. Comentarios (0)

Lanzamiento del libro de antología "100 Palabras" del Taller Palabra Mayor,que incluye 13 Minicuentos de Oscar Seidel.
Queridos amigos:
Tengo el gusto de invitarlos a todos al lanzamiento de nuestro libro "100 PALABRAS", el lunes 4 de diciembre en Comfandi -Centro Cultural- en Cali, a las siete de la noche.


ESCRIBIR EN EL PACIFICO

Escrito por oscarseidel 25-11-2017 en CUENTOS Y RELATOS. Comentarios (0)

ESCRIBIR EN EL PACIFICO.

Por: Fabio Martínez 24 de noviembre 2017 , 12:00 a.m.

En los últimos años, el Pacífico ha estado en el ojo del huracán debido a la guerra de la coca que se ha librado desde hace décadas. Pero esta región, rica por su gente y su biodiversidad, no se puede reducir a la historia de la infamia que ahí han creado los grupos armados al margen de la ley.
Desde el siglo antepasado, cuando este vasto territorio pertenecía al Estado Soberano del Cauca, fue importante para las compañías extranjeras que desembarcaban ahí para extraer oro y platino.

Desde que llegaron Pascual de Andagoya y Juan Ladrilleros, el Pacífico ha sido víctima de una política de extracción, la cual ha producido una fractura social entre el puerto y la ciudad.

En estas condiciones han debido crear los escritores del Pacífico. Como el caso de las escritoras que recientemente fueron excluidas de representar al país en Francia, los escritores del Pacífico han tenido que escribir desde el olvido y la resistencia.

Por su parte, Buenaventura ha sido recreada literariamente por cuentistas y novelistas que nacieron o vivieron allí, logrando establecer una sólida literatura porteña.

La literatura de esa región comienza con dos ensayistas y dos narradores: Sofonías Yacup, quien fue representante a la Cámara y realizó en 1934 el primer estudio socioeconómico sobre el Pacífico, titulado ‘Litoral recóndito’, y el etnólogo Rogerio Velásquez, autor varios estudios históricos sobre el Chocó y de la novela ‘Las memorias del odio’, que trata sobre el ajusticiamiento del negro Manuel Saturio Valencia llevado a cabo en Quibdó.

En 1948, Arnoldo Palacios publicó la novela ‘Las estrellas son negras’, y Carlos Arturo Truque, en 1973, en una edición póstuma, dio a la luz su libro de cuentos ‘El día que terminó el verano y otros cuentos’.

Por su parte, Buenaventura ha sido recreada literariamente por cuentistas y novelistas que nacieron o vivieron allí, logrando establecer una sólida literatura porteña que viene de los relatos de Óscar Collazos, Moro Manzi y Óscar Olarte y de las novelas de Enrique Cabezas Rher, Medardo Arias, Alfredo Vanín y William Vega.

Como Buenaventura, Tumaco no ha sido ajena a esta ola literaria que comenzó con el cuentista Guillermo Payán Archer, corresponsal de la revista ‘Visión’ y columnista de EL TIEMPO y ‘El Espectador’, la novelista Ligia Vonblon y el cuentista Óscar Seidel.

El Pacífico colombiano no es solo violencia y exclusión. Es también música, ecología, gastronomía y poesía. Esta última representada, ente otros, por el poeta del mar Helcías Martán Góngora, Mary Grueso, Elcina Valencia, María Teresa Ramírez, Aníbal Arias y Hernando Revelo.

Adenda: El escritor colombiano Marco Tulio Aguilera Garramuño obtuvo el Premio Bellas Artes de Novela 2017, en México. ¡Mis congratulaciones!

FABIO MARTÍNEZ
-

Fabio Martínez - Escritor

Páginal oficial del escritor y ensayista colombiano Fabio Martínez

FABIOMARTINEZESCRITOR.COM


Está pesado el ambiente

Escrito por oscarseidel 14-11-2017 en CUENTOS Y RELATOS. Comentarios (0)

Está pesado el ambiente

Por: Oscar Seidel

Se diría por mucho tiempo que fue el olor más desagradable que se olfateó en el puerto.

Aquella tarde se enrareció la atmosfera con una emanación no identificable. Todos creyeron que se había podrido el atún de la vieja enlatadora.Los viejos aplicaron su memoria olfativa y revivieron a aquella loca que se apoderó de una banca del parque central, y jamás se bañó. La Sanidad diagnosticó que había regresado la peste del mal olor en las axilas, que tiempo atrás acabó con la despensa de Yodora en todas las boticas. Hasta de la Capital arribó una brigada de salud, y “bañó con cal “todas las casas y sitios de interés común. Todo fue inútil porque el ambiente siguió pesado.

Fue cuando el matarife que hacia las autopsias en el cementerio avisó que Merejo había muerto hacía unos seis días, y que él lo había enterrado en una fosa común porque no apareció doliente alguno. Se había cumplido la maldición de la “llaga de Merejo”, que seguiría viscosa y purulenta toda la vida, hasta que en el puerto dejaran la exageración de ofender a los que comían mucho, con la frase de cajón en referencia a su enfermedad. 


Exceso de Adjetivos

Escrito por oscarseidel 10-11-2017 en CUENTOS Y RELATOS. Comentarios (0)

Exceso de Adjetivos

Por: Oscar Seidel

En el litigio el abogado ofuscado porque siente que la contraparte le va ganando el pleito, saca de su repertorio un adjetivo rimbombante, y le dice: “Usted su señoría es un profesional conspicuo”. El otro abogado, menos letrado pero más hábil en defender a su cliente, no entiende la frase anterior, y le responde que mientras averigua en el diccionario dicha terminología, lo declara “Interinamente farolero”. Debido a la tardanza en encontrar el significado de la palabra, el Juez declara suspendido el juicio por exceso de adjetivos.