Blog de oscar seidel

Minicuentos de Oscar Seidel publicados en La Artes.. La mutación de los superhéroes

Escrito por oscarseidel 26-09-2017 en CUENTOS Y RELATOS. Comentarios (0)

Periodico El Diario Seccion LAS ARTES

Pereira Septiembre 24 del 2017

Artículo leido 180 veces.

Minicuentos de Oscar Seidel.. La mutación de los superhéroes


1. Bipolar
Aquel martes 13 que se casaron en Metrópolis los periodistas Clark Kent y Luisa Lane, celebraron una súper fiesta. Tiempo atrás, el padrino Jimmy Olsen había envenenado a Superman con un bebedizo de  kriptonita licuada, y eso generó que el reportero Kent perdiera la bipolaridad y la timidez para declarar por fin su amor platónico a la señorita Lane. Con el pasar de los días, la ciudad estaba alarmada por el incremento del crimen organizado, dado que no tenía quien la defendiera. Al abrir la sección de judiciales del Daily News el lector se salpicaba con sangre, pero el señor Kent no se inmutó porque estaba dedicado a la sección de farándula, y no quería saber más de Justicia.

2. Mostraron las cartas
El día que decidieron salir del closet, como premio a su amor guardado por tantos años, adoptaron un niño. La pareja no midió las consecuencias de la crianza, y Alfred el eterno mayordomo optó por renunciar, después de no aguantar la cambiadera de pañales. Esta situación los estresó, hasta tal punto que no permitió atender con eficacia su labor profesional: todos los hampones se les escapaban. Tenían que tomar una decisión rápida y contundente: Batman quedó encargado de los oficios domésticos, Robín se dedicó al cuidado del bebé, y la seguridad de Ciudad Gótica se descuadernó……. primero estaba la familia.

3. Se fue la luz  
Los Iniciados invocaron a los dioses de la Santería para que acabaran con la oscuridad social de los pueblos del Pacifico. Como las divinidades africanas no tenían en su santoral alguien con esos poderes, llamaron a Linterna Verde. Pero el Duende de las Tinieblas se atravesó en el firmamento, atemorizó al héroe, y le quitó el anillo luminoso que arrojó al mar. Por más que los pescadores intentaron atraparlo con sus chinchorros y trasmallos, no fue posible. Una oscura noche, el héroe murió en el mar fulminado por un rayo. Dice la oralidad que desde entonces, todas las tardes una luz verde alumbra el fondo del océano, y guía a los pescadores hasta la costa; pero el Pacifico sigue esperando que alguien lo ilumine

4. Sancocho de peje 
 
Cuando aquel hombre de pantaloneta azul y camiseta roja, dándoselas de figurita se metió a la playa estando la marea baja, sufrió la picadura de un pejesapo que lo convirtió en un horrible pez. Al poco tiempo, un pescador atrapó en su red una especie marina desconocida. Al regresar a la playa se volvió la burla de todos los amigos, quienes lo conminaron a devolver al océano esa monstruosa criatura porque les traería mala suerte. Pero él no iba a entregar fácilmente el producido de su faena, y más bien decidió preparar un sancocho para su familia. Cuando estaba cocinando en un enorme caldero, y el agua burbujeaba en su mayor ebullición, escuchó un acalorado grito: “Soy Peter Parker, tírenme una araña para salir de aquí”. Como pudo, el hombre corrió hasta el viejo buque encallado en la arena, y extrajo de la polvorienta sala de maquinas una telaraña fenomenal. Al introducirla al sancocho, salió disparado El Hombre Araña, quien aprendió que al mar se lo respeta, carajo |.

5. No contaban con mi astucia
El hombre más valiente del vecindario sacó a los deudores morosos de la casa de inquilinato. Nadie había logrado hacerlo: ni la policía, ni el juez, ni el inspector, pudieron realizar el desalojo. El Chapulín Colorado no se jactó de esta hazaña, y manifestó que todo fue cuestión de sentido común: había colocado pedos químicos en todas las habitaciones.

6. Curando la ignorancia
En el Congreso de la Republica están todos entusiasmados porque el nivel cultural ha aumentado de forma considerable. Se encuentran en sesiones permanentes desde que el Presidente del Legislativo cometió el peculado de contratar al profesor Súper O, y han aprobado a pupitrazo no dejarlo salir del recinto, hasta que el último congresista de apellido Godoy deje de escribir con h ayer porque así se escribe hoy.


LA VOZ

Escrito por oscarseidel 18-09-2017 en CUENTOS Y RELATOS. Comentarios (0)

La Voz                                                                                                                                                                                                                    

Por: Oscar Seidel                                                                                                                                                                                                    

El barítono era la atracción en el Teatro de la Opera. Todos alababan el timbre de su voz y el personaje de macho que representaba. Pero terminada la función la tristeza lo embargaba; quería regresar a su lejana tierra, el nuevo rol de su vida no le satisfacía. El eunuco había sido vendido en el harem a los empresarios artísticos, porque al caparlo, se enamoró con toda su alma del Sultán, y de él solo servía la voz.



EL PROPIETARIO

Escrito por oscarseidel 11-09-2017 en CUENTOS Y RELATOS. Comentarios (0)

El propietario


Hace tiempo fui despertado con el ruido que producía la maquinaria de demolición. Siempre estuve al margen de lo que ocurría alrededor de mi casa. Después de vivir durante veinte años en este condominio, jamás llegué a pensar que iba a ocurrir esta situación, y más preciso que las casas de mis vecinos de ambos lados, del frente y de atrás, fueran destruidas para dar paso a la construcción de un centro comercial.

Quedé asombrado al llamar a la portería del condominio, y recibir como respuesta a la acción demoledora, que todos los vecinos habían vendido sus casas a los comerciantes de mercancía china, quienes de manera soterrada fueron comprando una a una las viviendas. No me pude percatar de esto, porque desde hace algunos años dejé de saludarlos, dado que eran muy burdos, no pude entenderme con ellos, y nunca respetaron las normas de convivencia. Antes por el contrario, me alegré cada vez que salía el camión del trasteo con los jotos de esa caterva de maleducados. < Jamás pensé que llegaría a quedarme solo en el vecindario >.

Ha pasado un año de la construcción, sigo recibiendo propuestas para que venda mi casa al precio que sea. < Los tengo fregados >. Según el diseño de la obra, mi casa quedaría situada en el lugar destinado para la fuente luminosa de agua, estaría rodeada por escaleras eléctricas, y es de las pocas cosas que faltan por hacer. Tienen argumentos muy convincentes, he estado a punto de desistir. Dicen que no voy a tener tranquilidad en mi alcoba, porque sería fisgoneado de manera permanente por los transeúntes; que la ropa interior de mi esposa será motivo de burla cuando la vean colgada en el patio, y que cualquier viejita se podría sentar en mi sala, creyendo que forma parte del anticuario del centro comercial. < Todo esto me tenía sin cuidado >.

A los quince meses, amanecí con el garaje taponado para sacar mi carro. Aducen que no hay diseñada una vía de acceso para que yo salga. Muy pronto suspenderán el servicio de agua, energía y gas. < Ahora si me tienen acorralado >. Para colmo de males, le ofrecieron a mi esposa manejar un almacén de chanclas chinas, y ella ha dado su consentimiento. < Estoy perdiendo la batalla>.

Hace algunos días, vi salir de la sala de cine del centro comercial a mi esposa, abrazada con uno de los accionistas. Comienzo a entender el por qué de tantos detallitos. < Voy a fraguar mi venganza. Demandaré la construcción >.

Hoy tengo malas noticias. Mi esposa se olfateó lo que yo pretendía hacer y, negoció con los comerciantes la venta de la casa, dado que el título de propiedad estaba a nombre de ella. Como es obvio le pedí la separación. Estoy con mi maleta a la salida del centro comercial; un grupo de obreros me hacen calle de honor. Marcha el último de los mohicanos urbanos, después de perder la guerra contra el invasor.


SIN SENTIDO

Escrito por oscarseidel 11-09-2017 en CUENTOS Y RELATOS. Comentarios (0)

SIN SENTIDO
Por: Oscar Seidel

Se encontró el cadáver en la mañana. Fue el hombre más rico del pueblo. Hubo total consternación. En su vida, jamás fue al médico. No tuvo preocupaciones familiares. No le faltó alimento, y sus negocios iban de maravilla. Medicina legal dictaminó: muerte por exceso de felicidad.

La imagen puede contener: una o varias personas y personas sentadas


Morir de ganas

Escrito por oscarseidel 09-09-2017 en CUENTOS Y RELATOS. Comentarios (0)

Morir de ganas

Por: Oscar Seidel

En mi viaje a la Habana, la tormenta tropical atrapó la aeronave. Moría de ganas por conocer la isla. Ahora, sentado en el bar La Bodeguita del Medio, escucho comentarios de un par de turistas extranjeros sobre el accidente aéreo sucedido esta mañana en el mar Caribe, del cual, no se salvó ningún pasajero. Asustado, salgo del lugar. Me asombro al pensar que mi alma voló más rápido que mi cuerpo.                    


No hay texto alternativo automático disponible.